¿Preparados?

El próximo 5 de junio comienza el mayor espectáculo baloncestístico del mundo. Las finales de la NBA comenzarán con los dos equipos más solidos del año frente a frente, que repiten las del pasado año. ¿Quién es el favorito? Se podría apostar por cualquiera de los dos, pero lo cierto es que la igualdad, antes del comienzo, es absoluta. Estilos distintos pero con unos resultados que podemos ver todos. Los Spurs de Popovich apuestan por un baloncesto en el que todos tengan su papel y compartan el balón a partes iguales, siendo la inteligencia una de las claves de su juego. En cambio, los vigentes campeones creen en la defensa y la velocidad. LeBron es el mejor jugador del planeta y, como tal, domina en ambos lados de la cancha. Pero que nadie se asuste si ve a un chico joven llamado Kawhi Leonard siendo el antagonista de esta historia. El alero a quien la franquicia de San Antonio dio toda su confianza en el año 2011 está preparado para luchar con cualquier jugador.

130610203946-duncan-bosh-single-image-cut

Respeto máximo se tienen las dos franquicias. Miami Heat centra todos los focos al contar con la mayor estrella del baloncesto de todo el globo. No obstante, el silencio de San Antonio Spurs no puede engañarnos. Han vuelto a ser el mejor bloque de toda la NBA en la temporada regular con, nada más y nada menos, 62 victorias. Duncan, Parker y Ginóbili son el big-three de los de negro y blanco y deberían tener toda nuestra admiración. En un basket en el que es el físico quien domina ellos siguen divirtiéndose y divirtiéndonos a base de trabajo coral, seriedad e inteligencia. En Florida, tres enormes jugadores (James, Wade y Bosh) acaparan la atención. Por ellos pasa el juego (tanto ofensivo como defensivo) de unos Heat que buscan conseguir el three-peat y, así, emular a los Bulls de Jordan.

 

Quienes apuesten por los Spurs tienen sus razones; todos aportan su grano de arena y la pizarra de Gregg Popovich (recientemente nombrado mejor entrenador del año) hace el resto. Sus jugadores no estadounidenses (Parker, Ginóbili, Diaw, Splitter, Mills…) reman todos en la misma dirección, capitaneados por un genio que ha elaborado un conjunto en el que no hay lugar a problemas entre compañeros. Sin estrellas ya han conseguido 5 anillos desde que Duncan juega en El Álamo y siempre son tenidos en cuenta, a pesar de la veteranía de sus pilares centrales. Nadie duda ya del potencial de un equipo que rompe con todos los esquemas establecidos en el baloncesto del siglo 21. En frente se encuentran los Heat. Su temporada no ha sido excelente, pero en los Playoffs han hecho lo debido, dejando en el camino de manera contundente a Bobcats (jóvenes pero correosos), Nets (un enorme equipo) y Pacers (los primeros en la Conferencia Este al final de la temporada regular). El hambre de un LeBron en el mejor momento de su carrera les guía y les acompañan Wade, Bosh y Allen entre otros; jugadores fundamentales para Spoelstra a pesar de tener un papel más secundario. A priori, los Spurs cuentan con superioridad en la pintura, pues los del Este juegan sin un pívot puro. Sin embargo, Chris Andersen no le dejará las cosas fáciles a Duncan, Diaw, Splitter y Bonner.

 

La igualdad se puede observar perfectamente mirando al pasado. En el sexto partido de las finales de 2013, los Spurs eran campeones a falta de 12 segundos. Sin embargo, un rebote ofensivo de Bosh y un triple posterior de Allen forzó el séptimo en el que los de Miami se harían con el campeonato. Un detalle decidió todo un título. Del que está en juego hoy aún no se sabe su desenlace, pero a mediados del presente mes lo sabremos. San Antonio Spurs contra Miami Heat. Nadie es superior, nadie es inferior. Choque de estilos. ¿Estáis preparados?

6a00d83451bf7069e201a3fcd97a30970b-800wi

Deja un comentario